LA ACTITUD EMPRENDEDORA DEL PADRE RICO

“La mayoría renuncia, solo unos cuantos, como tú, luchan” (Libro Padre Rico Padre Pobre)

“La mayoría renuncia, solo unos cuantos, como tú, luchan” (Libro Padre Rico Padre Pobre)

El padre rico era un emprendedor por excelencia, al tener en claro qué era lo que quería lograr, pudo transmitir sus conocimientos a Robert T. Kiyosaki quien a su vez, también unió lo aprendido con su capacidad para enseñar y favoreció a muchos otros emprendedores.

Los seres humanos no nacemos miembros de la sociedad, sino que “nos hacemos” miembros. Pasamos por un proceso de socialización, y nuestra identidad refleja lo que vamos incorporando. Con la actitud de un emprendedor sucede lo mismo, es una predisposición a actuar que se expresa en conductas, puede que para algunos sea innata, pero muchos adquirieron esta actitud inspirados por otros, o a través de circunstancias de la vida.

A pesar de que Kiyosaki focaliza en que quiere enseñar inteligencia financiera, el libro Padre Rico Padre Pobre es una gran fuente de motivación para emprendedores, todo el tiempo resalta lo necesario que es formarse con una actitud de emprendedor, que es lo que nos impulsa hacia la libertad financiera. Nada detiene a un emprendedor que trabaja en adquirir continuamente nuevos conocimientos.

En todo el libro Padre Rico Padre Pobre encontramos frases tales como:

“Si aprendes las lecciones de la vida, te irá bien. Sino, la vida simplemente continuará empujándote de aquí para allá. Unos cuantos aprenden la lección, y siguen adelante”

“La mayoría renuncia, solo unos cuantos, como tú, luchan”

“Lo que usted sabe constituye su mayor riqueza. Lo que usted no conoce constituye su riesgo más grande”

“La principal diferencia entre una persona rica y una persona pobre es la manera en que manejan el miedo”

“Arriesgar la columna de activos demanda mucha actitud. Se necesita estómago, paciencia y una gran actitud respecto del fracaso”

Aprender, no renunciar, adquirir conocimientos, perder miedos, tener paciencia, estómago y actitud, todo esto se une en el corazón de un emprendedor.

Para tener la actitud emprendedora del Padre rico y de Robert Kiyosaki se requiere:

▪ Tener fe en uno mismo y en el proyecto
▪ Una buena preparación, espiritual, física, mental y de conocimientos
▪ Tener un objetivo claro, no desviarse y permanecer en el tiempo
▪ Hacer, equivocarse, levantarse y seguir
▪ No tener miedo al fracaso o a la crítica
▪ Respetar las leyes del dinero
▪ Tener una velocidad de acción mucho más rápida que la mayoría de las personas
▪ Estar predispuesto a cambiar, si es necesario para avanzar
▪ Seguir las huellas de un referente, de un mentor
▪ Compartir lo aprendido con quienes lo necesiten

Todo emprendedor necesita una cuota de Fe. Si crees que no puedes ser un emprendedor, no podrás serlo. Si crees que puedes sacar un emprendimiento adelante, podrás hacerlo. Así es como funciona.

“Fe es la  certeza de lo que se espera y  la convicción de lo que aun  no se ve”.
(Extraído de la biblia Reina Valera 1960 revisada)

Como emprendedor debes centrarte en encontrar tu meta, una meta que esté alineada contigo, con tus principios, con tus deseos, y cuanto más claro tengas esto en tu mente, te será más fácil encontrar el camino para alcanzar ese objetivo. Todo lo que se interponga no importará, porque tu foco estará puesto en la meta y los pasos para llegar a ella. Pregúntate a ti mismo, ¿a dónde quiero llegar, qué quiero lograr con esto?. Esta decisión tiene que ser un contrato contigo mismo, porque cuando un emprendedor emprende, deja todo de sí mismo para alcanzar el éxito.

Una vez que tengas claras tus metas, puedes buscar a un mentor que te guíe por el camino más sabio y corto, que te motive, pero esto solamente será un paso hacia algo más importante: que aprendas a automotivarte y que tú comiences a guiar a otras personas. Recuerda que lo que la vida te da, tienes que devolverlo, esto a mi manera de ver también es algo que caracteriza a un buen emprendedor, el compartir sus conocimientos. Todos le debemos a alguien más, gran parte de nuestros conocimientos.

“Para ser verdaderamente ricos necesitamos ser capaces de dar, así como de recibir”
(Libro Padre Rico Padre Pobre)

Deja tu comentario, comparte tus opiniones y experiencias!

Te saluda cordialmente,
Martín Omar

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El libro padre rico padre pobre. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s